RIA CPIA / 12 DE DICIEMBRE 2016

INDICADORES
AGROALIMENTARIOS


La importación de fertilizantes crece 90 por ciento

La mejor ecuación económica para los cultivos, especialmente para las gramíneas, durante 2016 ha llevado a un fuerte incremento en la importación de fertilizantes. En el caso del fosfato monoamónico (MAP) el incremento interanual trepa al 67%, un ratio muy similar al fosfato diamónico (DAP), que aumentó un 65% respecto de 2015. También son significativos los incrementos en las compras de fertilizantes nitrogenados como la urea (+157%) y el UAN (109%). En el caso del superfosfato, un fertilizante que se sintetiza en la Argentina a partir de la importación de roca fosfórica, también se incrementaron las importaciones superando las 100.000 toneladas y con un salto interanual de 145%. Entre estas cinco fuentes, las importaciones acumuladas a octubre pasan de 920.081 toneladas en 2015 a 1.748.772 toneladas en 2016, lo que equivale a un incremento del 90 por ciento.




Mejoran los pedidos para exportar carne en noviembre

El análisis de RIA sobre datos de la UCESCI detectó un fuerte incremento en la solicitud y emisión de ROE’s (permisos) para la exportación de carne vacuna durante el mes de noviembre. Efectivamente en este último mes se autorizó la exportación de 18.489 toneladas de carne y 3.517 toneladas de cortes Hilton, volúmenes que resultan 100% y 68% mayores respectivamente que los de noviembre del año pasado. Si bien la actividad exportadora para ese mes de 2015 se había retraído marcadamente, los volúmenes de este año se ubican por encima del promedio de los diez meses precedentes.



En cuanto al acumulado de los diez primeros meses, las emisiones de permisos de exportación se ubicarían 29% por arriba de 2015 en el caso de la carne y 32% en el caso de Hilton, mientras que las menudencias caen 17%. Las cifras son compatibles con la tendencia que muestra el informe Intercambio Comercial Argentino del INDEC, al señalar un repunte de las exportaciones cárnicas en el segundo semestre del año.



Se importó casi el 5% de la producción nacional de carne porcina

Con los datos a octubre, el ministerio de Agroindustria informa que la faena porcina trepa a 4,95 millones de cabezas, un 9,3% más que en 2015. La producción en cambio, crece, pero 1,2 punto porcentual menos (8,1% acumulado), lo cual se puede interpretar como el resultado de una faena más liviana. De hecho, el informe de la ex Oncca muestra una reducción del peso res con hueso al gancho. Por caso, el capón pasó de 87,3 kg a 85,0 kg en este año, mientras que el macho entero de 93,1 a 90,8 kilogramos. Lo que llama la atención son las diferencias estadísticas entre la ex Oncca y la subsecretaría de Ganadería. Para el mes de octubre la primera indica una faena de 487.568 cabezas, contra 519.855 de Ganadería, es decir una diferencia de 9,3% entre ambas fuentes oficiales. En cuanto a las importaciones, los valores para setiembre y octubre fueron récord en el año, rozando las 3.000 toneladas en cada uno. El acumulado anual trepa entonces a 20.269 toneladas versus 9.504 toneladas en 2015. En este caso, las importaciones representan el 4,6% de la producción nacional de carne porcina.



Más demanda de semillas forrajeras en 2016

Entendemos que la importación de semilla forrajera puede formar parte de los indicadores que interpretan la coyuntura de la actividad ganadera, tanto de carne como de leche. En base a datos del INDEC, RIA pudo determinar que en los primeros diez meses del año, la importación de semilla de alfalfa se retrajo 10%, mientras que la de festuca aumentó 22%, la de tréboles 103% y la de “otras forrajeras” un 52%. A priori estos datos serían compatibles con una actividad tambera perjudicada por malas condiciones climáticas (amén de bajo precio y altos costos) y con el optimismo reinante en la ganadería de carne, que se habría volcado a la implantación o renovación de pasturas.



De todas maneras, se trata de un indicador más, ya que habría que considerar stocks remanentes en el circuito comercial, producción local, costos de la semilla importada, etcétera, etcétera. Sin embargo, fuentes en la actividad semillerista concuerdan en que hubo y está habiendo más demanda para la implantación de pasturas este año.




En noviembre se duplicó el volumen de granos a exportar

La emisión de DJVE (ex ROE’s) durante el mes de noviembre trepó a 3,48 millones de toneladas, versus 5,21 en octubre y 1,89 en noviembre de 2015, mes que estuvo marcado por la expectativa de un cambio político y por ende se produjo una fuerte retención de granos. Con estos volúmenes, el acumulado anual trepa a 84,21 Mt contra 60,36 en 2015.

Producto por producto, el maíz sumó en noviembre 381.054 t y el trigo 567.712 toneladas, en ambos casos de grano de la cosecha 2015/16 en su casi totalidad. El 56% del volumen total de DJVE en noviembre lo hicieron los productos del complejo soja (harina, aceite y poroto). Del total de 84,21 Mt autorizadas en once meses, el maíz es responsable por el 30% (más de 25 Mt) mientras que el trigo se llevó otro 11%. En tanto, las autorizaciones para exportar harina de trigo se han estabilizado en los últimos meses en torno a las 52.000 toneladas mensuales, acumulando 542.000 toneladas en ese periodo. Otro cereal muy activo a lo largo del año ha sido la cebada, con un total de 2,98 millones de toneladas.





INDICADORES
INSTITUCIONALES




Liberan fondos para el presupuesto del INTA


El gobierno nacional liberó una partida de $1.126 millones con el fin de atender “sus gastos en personal, régimen de becas y servicio de la deuda a sus reales necesidades de ejecución”. Se trata de recursos propios fruto de lo recaudado por el 0,45% del valor CIF de las importaciones y la tasa estadísticas, montos que, como se reconoce en los fundamentos de la decisión administrativa, “vienen en aumento”. Del total asignado, $1.011 millones provienen del arancel a las importaciones y $108 de la tasa estadística. Otros $7 millones provienen de origen “no especificado”. Internamente y en lo más grueso, se asignaron $52 millones para sueldos en la Administración Central, $273 millones para sueldos en Investigación Fundamental e Innovación Tecnológica, $541 millones para Investigación Aplicada, Innovación y Transferencia de Tecnología y $248 para incremento de la caja del INTA.



Vuelven los reintegros a la exportación

El viernes 2 de diciembre se promulgó el Decreto PEN 1207 que reinstaló los reintegros a la exportación para tres grupos de productos: peras y manzanas, pescados y mariscos, y lanas. Como se aclara en los fundamentos de la norma, se trata de un primer paso en el marco del “proceso de revisión y reestructuración integral que se está efectuando sobre el régimen de estímulos a la exportación”. El decreto de marras establece niveles crecientes de reintegros en función del grado de industrialización del producto. Por ejemplo, mientras que para la lana en bruto es el 5,4%, para la lana cardada trepa al 19,4%. En el caso del complejo frutícola, la manzana recibe el 6,9% de reintegros, mientras que el jugo y las manzanas secas el 8,5%. En el caso de los productos de la pesca y los mariscos hay variación no solo entre el grado de industrialización sino entre productos entre sí. Para la mayoría de los productos se estableció un reintegro de 2 puntos porcentuales, pero las truchas congeladas, por ejemplo, reciben el 4% y las truchas ahumadas el 6,5%.



Proponen cambiar el sistema de identificación bovina

El Senasa mantiene en consulta pública hasta el 29 de diciembre un proyecto de resolución que modifica el sistema de identificación de bovinos, bubalinos y cérvidos. Recordemos que por Art. 4 de la Res. 754/2006 la identificación de los animales se realiza mediante la “aplicación conjunta de una caravana del tipo "tarjeta" en la oreja izquierda y una segunda caravana, del tipo "botón-botón" en la oreja derecha”. El nuevo Art. 4 propone en cambio identificar a la hacienda “a través de la aplicación de una caravana del tipo ¨botón-botón¨ en la oreja derecha, la cual podrá incluir opcionalmente tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) de baja frecuencia”. Es decir, se elimina la caravana tarjeta y se incluye el sistema RFID. Como excepción se mantiene el sistema de doble caravana para la hacienda nacida en zonas donde no se practica la vacunación contra la aftosa. La iniciativa, como se puede leer en este mismo informe, va en sintonía con proyectos que hay en la cámara de Diputados e incluso podría ser compatible con una iniciativa en el Senado para prohibir el sistema de marcas y señales, en este último caso por una cuestión de bienestar animal.

 





INDICADORES
LEGISLATIVOS




Buscan prohibir el sistema de marcas y señales


Aunque el periodo ordinario concluyó, la senadora Magdalena Odarda (Coalición Cívica, Río Negro) presentó un proyecto de ley (S-4325/16) con el que expresa lo siguiente: “Prohíbase, en todo el territorio nacional, la utilización de cualquier método de marcación animal que no sea a través de un dispositivo electrónico de radiofrecuencia”. La iniciativa está en línea con un proyecto del diputado Gustavo Arrieta que establece al chip como elemento identificador más eficiente para el Estado y los propietarios en caso de abigeato, por ejemplo. La senadora además de compartir esas preocupaciones asegura que con la prohibición “no sólo estaremos evitando procedimientos que les generan sufrimiento a los animales sino, además, sustituiremos mecanismos poco fiables”. El proyecto quedó en la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca en la cámara alta. Como antecedente, la senadora Odarda fue la impulsora de la ley que prohibió las carreras de galgos y cofirmante del proyecto de ley de humedales junto con el senador Fernando “Pino” Solanas.

 
Consejo Profesional de Ingeniería Agronómica - Jurisdicción Nacional
Tte. Gral. J. D. Perón 725 2° Piso - C1038AAO - CABA - Tel.: (011) 5276-2800 - Fax (54-11) 4328-1767
E.mail: cpia@cpia.org.ar - Web: www.cpia.org.ar




Este mensaje ha sido enviado en forma masiva desde el CPIA a los efectos de mantener una fluida comunicación con sus matriculados. Si usted no desea recibir más estos correos, por favor responda este mensaje indicando que desea ser eliminado de la lista de contactos procurando especificar su nombre y apellido.